Con Stop Motion se pueden hacer verdaderas obras de arte. Si no que le pregunten a Eran Amir, un israelí que ha creado esta narración visual a partir de cientos de imágenes.