Trabajo de body art de la artista japonesa Chooo-San. Se trata de un par de ojos pintados en sus mejillas.