Los modelos más generosos: fotografías con perros

Dos profesionales del sector, Elke Vogelsang y Rebecca Leimbach, tienen algo en común: en su portfolio cuentan con un excelente trabajo donde los modelos son algo diferentes. Se trata de fotografías con perros, capaces de mostrar las virtudes de estos animales.

La iniciativa de Elke Volgerlsang, artista alemana, pasa por mostrar a sus tres mascotas: Loli, Scout y Noodles (Fideos) en actitudes divertidas. La fotógrafa, dedicada a retratar personas, bodas y animales, se decanta por sus compañeros de viaje para explotar el abanico de expresiones faciales.

Fotografías de sus perros de la artista Elke Vogelsang

Fotografías de uno de los perros de Vogelsang 02

Fotografías de sus perros de la artista Elke Vogelsang 04

Fotografías de sus perros de la artista Elke Vogelsang 03

La locura, la felicidad, el hambre, el cariño o el ensimismamiento son algunas de las sensaciones y emociones que podemos apreciar en las imágenes. Pero la cosa no acaba ahí, sino que Vogelsang se aprovecha de la confianza y fidelidad de los canes para crear juegos visuales donde los perros acaban convertidos en piratas, aviadores, seguidores de la moda o equilibristas.

Fotografías de uno de los perros de Vogelsang

Fotografías de sus perros de la artista Elke Vogelsang 08

Fotografías de uno de los perros de Vogelsang 04

Fotografías de uno de los perros de Vogelsang 03

El truco reside en compensarles por su obediencia a través de golosinas o un merecido tiempo de juego, algo que, de acuerdo a las instantáneas que vemos hoy aquí, parece funcionar y no les molesta en absoluto. El resultado es una serie fotográfica creativa, una mirada más profunda y divertida del que siempre se ha considerado el mejor amigo del hombre.

Fotografías de sus perros de la artista Elke Vogelsang 02

Fotografías de sus perros de la artista Elke Vogelsang 07

Y tomando este concepto, el perro como mejor compañero, Rebeccca Leimbach ha querido plasmar la hermosa relación entre una niña, su hija Harper, y su pequeño bulldog francés, Lola. Ambos adorables, les vemos crecer a través de las capturas progresivas en el transcurso de tres años. Un camino que recorren de la mano donde el perro no es sino el amigo fiel presente en todas las actividades cotidianas.

Fotografía de Harper y Lola por su madre Leimbach

Fotografía de Harper y Lola por Rebecca Leimbach

Fotografía de la amistad entre Harper y Lola
Fotografía de la amistad entre Lola y Harperpor Rebecca Leimbach

Juegos, sesiones de disfraces, carantoñas, comidas… son muchas las escenas representadas que levantan la ternura del espectador. Un dúo que parece inseparable tras el objetivo de Leimbach. La imposibilidad de aumentar la familia y darle a Harper un hermano, hicieron que la madre y autora de la obra se decantara por añadir la mascota como un miembro más. Desde entonces, el vínculo creado es innegable y este proyecto personal lo transmite.

Fotografía de Harper y Lola bañándose

Fotografía de Harper y la bulldog Lola disfrazados

Fotografía de Harper y Lola desayunando

Fotografía de Harper y Lola disfrazados

Aunque en diferentes líneas de trabajo, en ambos casos se recoge la cara amable de los perros. Por un lado, su ingenuidad y confianza en los dueños dejándose llevar por cualquier juego, y por otro, la relación de protección y amistad que desarrollan en torno a sus amos.

Fotografía de la bulldog francesa Lola

Fotografía de Lola disfrazada

Imágenes: fubiz, fadedandblurred, fotomagazin, blackamericans.

Valora Este Artículo

Los modelos más generosos: fotografías con perros
Valora este artículo