Liam Hopkins llena un edificio abandonado con casi 8.000 m² de cartón

¨La instalación de Liam Hopkins es una mezcla entre el diseño moderno y la base histórica que lo contiene¨

Un diseñador, 8 impresores, casi 8.000 metros cuadrados de cartón… el trabajo de Liam Hopkins con su estudio Lazerian no hay duda de que ha sido ingente. Chromatogram, nace como parte del Festival de Making de Reino Unido, y está conformada por varias estructuras realizadas ovaladas a base de cartones cortados a medida y unidos entre sí.

 

La instalación se ha creado en el edificio histórico de Cotton Exchange, abandonado en 1863 en Blackburn, y que pasó a ser un cine multipantalla después. Cada una de las estructuras, realizadas con cartones que han sido donados durante los últimos 50 años por la empresa Cardboards Box Company, se encuentra cubierta por paneles con tonos (que también esta empresa ha utilizado a lo largo de su historia) que avanzan en degradados impresos en individualmente.

Con este trabajo, Hopkins ha pretendido la ¨invasión¨ de cuerpos extraños en un espacio histórico abandonado antes inaccesible. Cada estructura representa a través de su color particular su independencia del resto, pero también la dependencia entre cada una de las formas irregulares y orgánicas que interaccionan entre sí en un mismo espacio. Este formato choca con la angulosidad de las cajas de cartón que son la base a partir de la cual está compuesta esta creación.

De esta forma, se quiere mostrar la versatilidad de estos materiales olvidados. ¨Después de haber trabajado extensamente con este material, desde el desarrollo de muebles de cartón hasta escultura coleccionable a pequeña escala, la fuerza y versatilidad que tiene presenta posibilidades muy interesantes. El resultado de esta instalación es un contraste muy marcado entre el diseño moderno y el arcaico, entre lo rigurosamente planificado y lo que sólo el abandono, la naturaleza y el tiempo ha creado¨, afirma Hopkins.

 

Imágenes: GS Visuals

Valora Este Artículo

Liam Hopkins llena un edificio abandonado con casi 8.000 m² de cartón
Valora este artículo