Esculturas de madera cargadas de emoción y realismo del artista austríaco Mario Dilitz.