Atrás quedaron los tiempos del lujo entendido en dos únicos sentidos, por un lado, el recargado y barroco de las casas con solera y, por otro, el aséptico y minimalista que se asocia a la casa prototípica de «futbolista» con mucho dinero al que no…