Mientras en España no podemos prescindir de una buena persiana que nos de refugio cuando cae la noche, en el resto de países europeos (Bélgica, Londres, Alemania…) pasan directamente a las cortinas. Y es que ciertamente este campo está lleno de alternativas y posibilidades, razón…