Una buena acogida puede marcar la diferencia. El empleado recibirá una oportunidad para incorporarse al nuevo ambiente de trabajo. De la misma forma, tendrá toda la información que necesita y estará motivado para ofrecer el máximo rendimiento posible a la entidad. Empezar con mal pie…