¿Navidades en Roma?, por supuesto. La Ciudad Eterna es apetecible en cualquier época del año, pero en Navidad, todavía más. A pesar de las aglomeraciones y del tráfico imposible, la ciudad sigue apasionando a los romanos y todos, lugareños y foráneos, se acaban dejando seducir…