En las últimas décadas el paisaje ha ido tomando un papel más amplio en la arquitectura. En la primera mitad del siglo XX, los arquitectos idearon esquemas utópicos teniendo poco o nada en cuenta el medio ambiente.