Como se suele decir, la primera impresión es la más importante. Muchas veces un cliente nos recordará teniendo nuestra tarjeta de presentación delante, por lo que muchas personas se esfuerzan en crear una tarjeta que realmente les identifique y les haga diferenciarse del resto.