Después de más de 10 días confinados en nuestros hogares es inevitable echar la imaginación a volar. Primero por salud mental y segundo, que la imposibilidad de hacer algo siempre nos despierta aún más las ganas de hacerlo. Esto es, salir de casa sin rumbo…