Sillas, esos elementos cotidianos que pueden convertirse en objetos de culto

La elección de un objeto tan cotidiano como una silla, a día de hoy, se puede transformar en toda una aventura. No sólo elegiremos este elemento por su comodidad, sino que pondremos especial atención a sus notas decorativas. Las sillas tienen un estilo muy particular y tienen la capacidad de cambiar por completo una estancia dependiendo de su tipología. Actualmente existen multitud de tendencias, pero el aire retro reinventado con toques del diseño  más actual, es predominante. Detrás de la creación de todas estas sillas están diseñadores de la altura de Alfredo Häberli o Ray Eames que analizan el material, no dejan de pensar en sus creaciones hasta que dan con el modelo exacto y activan la sensación a transmitir mediante las formas y colores. Porque como dijo el arquitecto Peter Smithson “cuando diseñamos una silla diseñamos una sociedad y una ciudad en miniatura”.

En definitiva, nos gustaría ofreceros una selección de estos elementos tan imprescindibles para nuestro día a día.

Silla Jil de Vitra 

Hecha de madera contrachapada, se adapta perfectamente a la forma del cuerpo humano, así logramos la máxima comodidad gracias a la flexibilidad que esta silla nos ofrece. Su base es de acero y aluminio, otorgándole un toque moderno junto con su colorido fuerte y expresivo. Además sus patas son intercambiables, lo que nos permite una infinidad de combinaciones.

Silla Tólix

Esta silla tiene historia, dicen que fue creada para los transatlánticos que cruzaban los mares a principios del siglo XX y terminaron adornando los más exclusivos cafés parisinos. Renovarse o morir. Creada en su totalidad de metal con un toque industrial se ha sabido reinventar dando vitalidad y colorido  a cualquier espacio que se atreva con ellas.

Silla vegetal de Vitra

Con una estructura elegante y  que  imita a las ramas de un árbol, la poliamida teñida hace que esta silla aporte un toque natural en tu rincón favorito.

Silla Lástika 

Lástika viene desde Bulgaria, inspirada en una margarita, pese a que se da un aire a una cama elástica, hecha de gomas y acero, hará más divertido el acto de sentarnos.

Silla Husk 

Tan sencilla como una base de plástico en forma de concha y varios cojines de colores unidos entre si, hecha de materiales reciclados es un elemento casi indispensable para nuestro rincón de lectura.

Silla Plastic Rocking

Uno de los objetos de deseo protagonistas de los escenarios decorativos actuales. Una silla con un diseño que nos acerca a los países nórdicos y mezcla sencillez con un extra que la diferencia por completo de sus compañeras: un balanceo que le otorga su base arqueada de madera como si de una mecedora tradicional se tratara. Una silla inusual, con un cuerpo de plástico en colores vivos y llamativos.

Silla Flux

La compramos plegada como si fuera una cartulina y en un segundo conseguimos una silla cómoda y ligera. Ideal para los más pequeños de la casa.

Valora Este Artículo

Sillas, esos elementos cotidianos que pueden convertirse en objetos de culto
5 (100%) 1 vote