Cuando descubrimos que somos multipotenciales es como si colocáramos la última ficha de un puzzle, todo encaja y podemos ver que todo lo que habíamos hecho hasta ese momento tiene un sentido. Pero, el sabernos multipotenciales no es un fin sino un comienzo. Una nueva forma…