El inglés para niños se ha normalizado desde hace unos años: ya no solo se enseña en la escuela, sino también en la guardería. Los padres suelen decidirse además por clases extra para reforzar la educación de sus hijos. Y no hay nada de raro…