El fin de semana es el momento perfecto para dedicarse a ese pasatiempo siempre postergado. También para relajarse y reunirse con familiares y amigos. La reunión puede ser en un bar, un almuerzo o una cena, en una plaza, en el sofá o, mejor todavía,…