Para los amantes del queso volvemos al lugar donde el paladar disfruta de unas combinaciones exquisitas y lo inimaginable se vuelve real. Si este verano en Poncelet Cheese Bar nos sorprendieron con sus tapas únicas, ahora le toca el turno a los desayunos.