En principio, quedarse en casa mientras pasaba el estado de alarma parecía un break indeseado –tal vez-, en especial, para quienes estaban gran parte del día en la oficina. Pero la preocupación por el espacio cogió fuerza en la misma medida que el confinamiento alargaba…