No debes confiarte, aunque tú te encuentres bien y creas estar sano. Las revisiones periódicas son aconsejables para confirmar que todo está bien y, sobre todo, por si se detecta alguna afección poder tratarlo lo antes posible. Tampoco hay que obsesionarse ni hacerse pruebas de...