Una de las cosas por las que nos apasiona el diseño es porque aparte de satisfacer nuestros sentidos es, en la mayor parte de las ocasiones, muy útil para nuestras vidas.