El talento innato que acompaña a cada artista es algo único, especial… ahora, la suma de dos talentos que se combinan a la perfección da pie a obras realmente espectaculares. En este caso, la unión Supakitch–Koralie alcanza una expresividad y un colorido que nos encanta.