Nos encontramos ante una sociedad cada vez más individualizada y distante.  Los ritmos de vida cada vez son más acelerados, vivimos más deprisa porque deseamos cumplir muchos objetivos a la vez y en el menor tiempo posible.  Los estudios, el trabajo, la vivienda, la familia,…