El pasado de Ai Weiwei solo podía configurar una personalidad como la suya, tenaz y reivindicativa. Una personalidad que se traslada a un trabajo caracterizado por líneas arquitectónicas y denuncia social. Su obra deja clara aquella idea de que hay que plantar cara al sistema, porque si…