En unos tiempos donde todo parece ir más deprisa que nunca y el hoy apenas dura un suspiro, el ejercicio de tomarse unos minutos y echar la vista atrás es doblemente enriquecedor. Por un lado, nos baja del cohete en el que vamos subidos día…