Las plantas son un elemento decorativo muy recurrente en los hogares: aportan vida y un toque de naturaleza a las estancias. Sin embargo, muchas de las plantas que encontramos dentro de casa, en los jardines o incluso en algunos parques, son especialmente tóxicas para perros…