Ya sabes lo que dicen: para pequeños problemas, grandes soluciones. Por eso, si lo que buscas son ideas sencillas para convertir tu pequeño baño y hacerlo más práctico y espacioso, con estos consejos que te vamos a dar a continuación puedes conseguirlo.

Los baños grandes e independientes son un lujo con el que muchos soñamos, pero no resulta igual de fácil hacerlo realidad. Por muy cierto que sea, tampoco eso nos resulta una necesidad extrema, por lo que tiene fácil solución, y más aun cuando sabemos que existen posibilidades de cambiar por completo nuestro pequeño baño para que nos resulte mucho más cómodo y podamos incluir todo lo que necesitamos en un espacio compacto.

Reformas para realizar en un baño pequeño para que parezca más grande

10 tips para un baño cómodo y espacioso

1. Convierte lo incómodo en cómodo:

Siempre hay algún espacio que nos chirria, que no nos encaja o simplemente tenemos deseos imposibles para nuestro pequeño baño. Si, por ejemplo, no dispones de altura suficiente para una ducha y el espacio es más bien ancho, opta por una bañera independiente. No tiene por qué ser la típica bañera rectangular, hay otras muchas opciones para almacenamiento y formas. Atrévete a jugar con las perspectivas y la ilusión óptica y opta por incluir una bañera ovalada.

2. Almacenamiento justo y útil:

Aprovecha todos los rincones vacíos o que “sobren” y añade decoración y estanterías o bandejas para almacenamiento. Si es posible, añadir una bandeja de almacenamiento en la ducha o la bañera para tus productos es una más que buena opción para que a la hora del baño se tenga todo al alcance de la mano. También los muebles modulares montados en la pared siguen siendo los favoritos de mucha gente para el almacenamiento debido a su simplicidad. Pero recuerda: también es importante dar un toque desahogado a tu baño, por lo que a veces es mejor renunciar a unos centímetros de almacenaje extra para que no parezca muy abarrotado.

3. Sé inteligente con los espejos:

Los espejos grandes son excelentes para los baños pequeños, ya que aportan sensación de mayor espacio y profundidad. Puedes añadir espejos en las paredes, en las puertas o en los armarios, pero sin pasarse ya que puede resultar abrumador. También puedes optar por seleccionar aquellos que tengan iluminación ya incluida para ahorrarte los apliques.

4. Haz que tu baño brille:

La iluminación del baño es clave. Ten en cuenta siempre las tareas e ilumina los espejos a ser posible con opciones de atenuación al gusto y que sean de clasificación IP para un uso seguro en áreas húmedas. También, utilizar la iluminación en la bañera o en el techo como elemento decorativo es ideal para agregar ambiente relajante.

5. Piensa desde lo más alto:

Sabemos de sobra que el espacio en un sitio pequeño es puro oro, y para ello debemos de pensar desde lo más alto. Aprovecha la altura de tu baño e invierte en almacenamiento y decoración en niveles altos, utilizando estanterías y estantes de alambre escalonado para colocar tus lociones ordenadamente.

6. Colores y formas:

En un principio puede parecer que ni el color ni la forma tienen demasiada importancia en espacios pequeños, pero la realidad es que sí. Por un lado, el color tiene la gran capacidad de atraparnos visualmente de tal forma que, según cuál utilicemos, nuestro baño parezca más grande o pequeño. Los colores claros como blanco, gris o beige darán una notable sensación de espacio más que los colores oscuros como el negro o el azul marino. Por ejemplo, el mármol blanco para los azulejos de la pared hará que parezca más grande y le dará además un pequeño toque de glamour.

Además, si te atreves, siempre tienes la original opción de utilizar la pintura sectorizada, creando así ilusiones de altura, profundidad y distancias, o simplemente separando espacios. Pinta el techo de blanco y combínalo con algún papel tapiz llamativo para agregar carácter.

Por otro lado, jugar con las formas geométricas en los azulejos agregará originalidad e interés sin llegar a abrumar el baño. Es importante que sepas que incluir azulejos pequeños hará que el baño se vea más pequeño, por lo que es mejor decorar con azulejos grandes para evitar esta sensación. Es una buena opción sobre todo si hay un sutil vínculo entre los diferentes espacios de la casa, es decir, si se utilizan las mismas formas y motivos decorativos, como por ejemplo añadir azulejos hexagonales en la pared del baño al mismo tiempo que se incluyen hexágonos en el porche y en la cocina.

7. Grifos en la pared:

Los grifos de pared funcionan muy bien en espacios pequeños, ya que las tuberías se pueden ocultar sin la necesidad de plantar un pedestal lavabo. Así puedes administrar mejor tu espacio para decoración y almacenamiento.

8. Una ducha grande, sin parecer que ocupe mucho espacio:

Otra cosa puede que no, pero la ducha es uno de los elementos necesarios del baño y su utilización debe resultar lo más cómoda posible. Para que esto se cumpla debes tener en cuenta aspectos como la mampara, la cual es recomendable que sea lo más transparente posible y de cristal fino. Sucede lo mismo con el plato de la ducha, pues lo ideal es que el suelo de la ducha sea del mismo pavimento y esté al mismo nivel del suelo para así dar sensación de continuidad visual.

9. Mobiliario multifuncional:

A diferencia de los muebles empotrados, el uso de muebles independientes que se puedan desplazar y desmontar en todo momento según nuestras necesidades es de los mejores consejos para un espacio pequeño.

Por ejemplo, existe la posibilidad también de utilizar el inodoro y el bidé en un mismo espacio. Estamos hablando de las griferías especiales que hacen de bidé, las cuales se instalan junto al inodoro y cumplen las mismas funciones que un bidé.

10. Mínimo protagonismo a la encimera:

La encimera es una parte necesaria en los baños, pero a veces puede parecer que estorba o que se le da demasiado protagonismo al colocar demasiadas cosas en ella. Para ello, puedes utilizar varias opciones para aligerar la presencia de tu encimera, pero a la vez seguir dándole el mismo uso:

  • Revestir la encimera con el mismo material que el de la pared para camuflarla un poco más y evitar que destaque.
  • Utilizar muebles slim para que el mueble en sí ocupe menos espacio y sea más estrecho.

Recuerda también que, si el espacio es muy limitado, puedes llevar el soporte del dormitorio al baño cuando sea necesario.

En conclusión, desde el punto de vista arquitectónico y visual, es preferible mantener un baño pequeño limpio y ordenado sin asfixiar el espacio con demasiadas cosas, sólo con las justas y necesarias. Analiza tus comodidades, haz uso de estanterías y ganchos para almacenamiento, y en general, hazlo simple.