J&B presenta “Mi Gran Noche”, su nuevo proyecto que nace con el objetivo de dar visibilidad a las personas con discapacidad y de trabajar de manera conjunta en soluciones que eliminen las barreras que obstaculizan la participación del colectivo en la vida nocturna.

La plataforma arranca con una película inicial protagonizada por personas con discapacidad, con la que la marca busca iniciar una conversación a nivel social que ayude a empatizar con el colectivo y a abrir el camino al cambio positivo.

La pieza audiovisual es una invitación a que las personas con discapacidad puedan disfrutar de la vida nocturna y tiene como objetivo concienciar sobre la importancia de divertirse con aquellos que queremos y brindar por los buenos momentos, normalizando esta realidad con el único objetivo de que todos podamos pasarlo bien, disfrutar y celebrar sin barreras.

Para ello, J&B deja de lado el paternalismo que pueden llegar a sentir las personas con discapacidad y que promueve que el 67% del colectivo sienta una actitud no inclusiva cuando salen de fiesta.

Todos tenemos derecho a celebrar. Una premisa en la que J&B trabaja desde su origen y que toma forma en este nuevo proyecto. “El acceso al ocio nocturno no es un placer, sino algo fundamental para todas las personas, independientemente de su condición. La diversidad y la inclusión forman parte de nuestro ADN y nuestro gran deseo como marca es que nadie se quede fuera de la celebración“, ha expresado Úrsula Mejía-Melgar, directora de Marketing de Diageo en el Sur de Europa.

Como ya lo hicieron otras iniciativas como “Orgullo de Pueblo” o “She”, el compromiso de J&B con el colectivo es real y a largo plazo. Como punto de partida, todas las piezas informativas y creativas del proyecto se han desarrollado de manera inclusiva de la mano de RedBee y, la marca planea seguir arrojando luz y mejoras con una serie de iniciativas que verán en las próximas semanas de la mano de partners tan relevantes como Ilunion o Google.La primera fase del proyecto ha sido liderada por El Ruso de Rocky (creatividad), con la colaboración de agencias como PHD (medios), DLaundry (comunicación) y Oliver (social media) y la ONG Best Buddies (diversidad e inclusión).

Punto de partida: comprender al colectivo

En España 4,3 millones de personas viven con discapacidad – lo que representa el 20.5% de los hogares españoles – y el 71% del colectivo afirma que saldrían más a menudo si mejorase la inclusión y se abordasen las principales barreras arquitectónicas o sociales, con las que se encuentran a la hora de salir y planificar su noche.

J&B ha trabajado durante los últimos meses de la mano de numerosos partners para comprender de una manera más profunda la realidad de las personas con discapacidad y, desde la perspectiva del colectivo, poder inspirar a la sociedad a reconocer y empatizar con este problema y abrir el camino al cambio positivo.

De la mano de la ONG Best Buddies, se han organizado una serie de sesiones de inmersión con personas de este colectivo para detectar los principales frenos y barreras a la hora de disfrutar del ocio. Por otro lado, la Universidad de Berkeley ha ayudado a la marca a conocer el consumer journey que siguen en materia de planificación cuando salen de noche.

En paralelo, y para conocer la realidad en España, la marca ha desarrollado un estudio social, tanto con personas con discapacidad como personas sin discapacidad, para evidenciar con datos las barreras que existen para que cualquier tipo de usuario pueda planificar y disfrutar de una noche adaptada a sus necesidades.

Más pasos para la inclusión real

“Mi gran noche” arranca coincidiendo con el Día Mundial de las personas con discapacidad que se celebra el próximo 3 de diciembre, pero no se queda aquí. Uno de los principales hallazgos del estudio es que el 72% de las personas con discapacidad declaran que la mayoría de locales no se encuentran adaptados.

Para paliar esta realidad y como muestra de su compromiso con el sector de la hostelería, J&B ha querido contar también con la colaboración de otro gran partner: ILUNION, entidad líder en transformación y diversidad con más de 30 años de experiencia.

Junto a su equipo, J&B ha trabajado en la creación de una ‘Guía práctica de Accesibilidad’ para el sector hostelero que verá la luz en el mes de diciembre, así como módulos específicos en el programa de formación a personal de Diageo Bar Academy. Ambos están destinados a ayudar de manera activa a los establecimientos a seguir mejorando en materia de atención al cliente y de instalaciones.

Además, y para hacer frente a ese 82% que afirma tener que planificar al detalle su noche para tratar de superar algunas de estas barreras, la marca ha unido también sus fuerzas a Google para mejorar el acceso del colectivo a información adaptada y de calidad.

Juntos trabajarán para concienciar a los establecimientos de la importancia de completar sus datos de forma proactiva y mediante la implementación de etiquetas de categorización más específicas para que todos celebremos en igualdad.

Actitud social no inclusiva en el ocio nocturno

Según el estudio, tanto las personas con discapacidad (83%) como las personas que no presentan ninguna (84%) disfrutan del ocio nocturno. Sin embargo, 2 de cada 3 personas con discapacidad reconoce que la actitud de la sociedad no es inclusiva con ellos, siendo la falta de empatía y de respeto algunos de los aspectos más resaltados. A esto se le añade la falta de seguridad a la que se sienten expuestas más de 1 de cada 5 personas con discapacidad.

Como consecuencia de ello, el porcentaje de personas con discapacidad que sale con una frecuencia semanal o mayor es un tercio menor que el de las personas sin discapacidad, y un 71% del colectivo afirma que saldría más a menudo si mejorase la inclusión y se abordasen las principales barreras que encuentran: la empatía (56%), la adaptación de los espacios (56%), un ambiente más sensibilizado (51%) y la disponibilidad de información clara y legible (45%) y sobre accesibilidad/adaptaciones de los locales (41%).

“Muchas veces parece que por convivir con una discapacidad no podamos salir de fiesta. Despertamos en las personas sentimientos como el de la vulnerabilidad, la dependencia o la pena encasillándonos así en un estereotipo. Proyectos como este son necesarios para acabar con esa percepción social”, explica Nina Roma, una de las protagonistas de la iniciativa.

Las grandes barreras

Aunque la falta de adaptación de los locales sigue siendo la principal barrera que destacan tanto las personas con discapacidad como aquellas sin discapacidad, las barreras sociales, como la falta de empatía por parte de la sociedad, les siguen muy de cerca (66%). Por orden de importancia, los principales problemas que señalan son la masificación de los espacios, las limitaciones de accesibilidad y la falta de formación e información por parte del personal.

Desde FAMMA, entidad colaboradora del proyecto enfocado en personas con discapacidades físicas y orgánicas, afirman: “vivimos en primera persona cómo estas barreras impiden disfrutar plenamente de la vida nocturna y festiva. Nos enfrentamos a la realidad de muchos espacios que no están adaptados, pero más allá de los frenos físicos, consideramos imperativo sensibilizar y trabajar en sociedad para conseguir que todos, independientemente de su realidad y necesidades, puedan celebrar y disfrutar de experiencias sociales inclusivas y enriquecedoras”, afirma Javier Font, presidente de la entidad.

Por su parte, Myriam Arnáiz, portavoz de Impulsa Igualdad, explica que “es necesario concienciar sobre la importancia de la empatía y comprensión en los espacios de ocio nocturno. En muchas ocasiones, las personas con discapacidad se ven expuestas a situaciones poco agradables que limitan su disfrute, algo que afecta no solo a personas con movilidad reducida, sino también a aquellos con discapacidades sensoriales o cognitivas. Estamos seguros que, trabajando juntos, podemos construir un entorno inclusivo donde compartir momentos de alegría y celebración sin obstáculos”, afirma.

Sobre J&B

J&B es la marca de whisky escocés creada en 1749 por el comerciante italiano de vinos Giacomo Justerini y es uno de los más consumidos en todo el mundo. J&B llegó a España hace más de 50 años, convirtiéndose en el whisky del momento y fueron los españoles los que empezaron una auténtica revolución que cambiaría la forma de entender este destilado en todo el mundo, degustando el whisky solo, con hielo o combinado.

Desde entonces, J&B ha estado presente en la mayoría de bares de España, siendo una de las marcas más conocidas y referentes de la categoría.

Su producto más icónico es J&B Rare, elaborado artesanalmente a partir de la selección de 42 whiskies puros de malta y grano mezclados con esmero para lograr un sabor sutil, suave y complejo. Precisamente este exquisito equilibrio se ha convertido en la característica distintiva de J&B Rare. Por eso, si quitásemos aunque fuese solo uno de los whiskies, el sabor se resentiría. 

La piedra angular de J&B Rare son los whiskies de malta de Speyside, una región escocesa famosa por elaborar whisky de malta. Esta zona aporta la frescura y el gusto afrutado que se puede saborear en J&B, así como su color claro. A esto se le suman algunos de los mejores whiskies de grano que produce Escocia, que sacan a relucir los sabores particulares de los diversos maltas y ponen de relieve la suavidad de J&B Rare.