En pleno Boulevard Raspail de París se halla un punto de encuentro de cultura y arte.