Cuando descubrimos que somos multipotenciales es como si colocáramos la última ficha de un puzzle, todo encaja y podemos ver que todo lo que habíamos hecho hasta ese momento tiene un sentido. Pero, el sabernos multipotenciales no es un fin sino un comienzo. Una nueva forma de entender el mundo y de hacer las cosas.

El incansable apetito de conocimiento de un multipotencial, hace que en la mayoría de casos se apueste por el emprendimiento en lugar de por el trabajo por cuenta ajena. Pero, que ocurre cuando, siendo multipotencial quiero desarrollar mi carrera profesional en una empresa o un ente público. ¿Cómo podemos mostrar toda nuestra experiencia sin dar una imagen de personas que son incapaces de centrarse en algo? La respuesta es simple, aunque no es tan simple su implementación, algo que hace destacar a los multipotenciales es que no hacen las cosas como los demás, es por ello que no debemos vender nuestras habilidades como los demás.

Currículum cronológico

El formato de currículum más extendido es el cronológico. En este tipo, la experiencia y la formación se muestran de manera secuencial. Y el personal encargado de la contratación puede comprobar que el sujeto ha desarrollado una carrera lineal en algún campo.

Este tipo de currículum puede llegar a ser un arma de doble filo para un multipotencial, ya que destaca de un simple vistazo que hemos estado saltando de una profesión a otra, y tal vez no les haga llegar nuestra capacidad de adaptación a nuevos puestos o la alta capacidad de aprendizaje que hemos desarrollado.

Suele ser habitual, cuando plasmamos nuestra experiencia en este tipo de currículum, “avergonzarnos” de alguna experiencia que tal vez pensemos que no van a aportar a la oferta de trabajo y terminamos por quitarla.

Entonces, ¿Cual es el mejor tipo de currículum para un multipotencial?

La respuesta es… no existe. Cada multipotencial esta especializado en cosas muy diferentes y si a esto sumamos que cada oferta de empleo requerirá un currículum adaptado a dicha oferta, nos encontramos con que no existe una única respuesta a nuestro dilema. Esto nos lleva a tener que aprender a diseñar nuestro propio tipo de currículum.

Pero no te preocupes, en este artículo te daremos una serie de tips y si, también te recomendaremos un par de tipos de currículums que puedes adaptar a tu experiencia y sacarles el mejor provecho.

curriculums personas multiapasionadas

Tips para tu currículum si eres multipotencial

1. Hazte con un abanico de currículums

  • Curriculum general. En este currículum puedes contar toda tu experiencia hasta el punto actual de tu carrera. Este currículum puede servirte de guía para realizar los siguientes currículums o para una oferta para la cual no tienes mucha información de lo que se exige al trabajador, por lo que te interesa que vean todas tus posibilidades. No te dejes ningún detalle detrás, ya que, como hemos dicho, este será el currículum del que surgirán los demás.

 

  • Currículum vitae dirigido. Cuando conoces bien la oferta a la que quieres ser candidato te convendrá adaptar tu currículum a dicha oferta. Para ello, toma todo aquello que hay en tu currículum general que pueda ser atractivo para la oferta y elimina el ruido, es decir, todo aquello que no aporte valor. Puedes crear varios currículum vitae dirigidos y guardarlos para futuras ofertas.

2. Pinta tu retrato

Para un especialista retratarse en un currículum es relativamente sencillo. Para ellos solo con poner un título (médico, abogado, trapecista,…) y debajo una serie de puntos con su experiencia y formación. ¿Que pasaría si una persona ha dedicado la mitad de su carrera a la medicina y la segunda ha sido trapecista? ¿Debe eliminar la mitad de su carrera profesional para intentar acceder a una oferta? ¿Cómo rellenaríamos esos años perdidos?

Es un tema complicado, pero nadie mejor que nosotros para contarle al mundo quienes somos. El currículum de un especialista es como una foto y el nuestro será como una pintura. Esto no tiene que ser peor, solo debemos encontrar nuestro estilo pictórico. Aprender a destacar aquello que queremos y que todo lo demás sume.

Benjamin Franklin decía “Hay tres cosas extremadamente duras: el acero, los diamantes y el conocerse a uno mismo”

3. Busca intersecciones

Ser multipotencial no implica ser un genio, solo somos personas con diferentes inquietudes. Pero suele pasar que detrás de todas esas inquietudes existe un mismo fondo, una misma base que hace que nos movamos por ellas. Por ejemplo, volvamos al caso del médico trapecista. En principio pueden parecer dos carreras totalmente incompatibles, pero si buscamos la linea recta que une a las dos podemos encontrarnos que tanto los médicos como los trapecistas tienen un conocimiento muy avanzado del funcionamiento del cuerpo humano.

No tengas miedo de coger papel y lápiz y trazar las líneas que mueven tu carrera general, te sorprenderá como existen lineas de conexión entre todo lo que haces. Todo suma y todo tiene un valor, tu currículum debe ser capaz de hacer destacar estas lineas de unión.

curriculums para multipotenciales

4. Habilidades transferibles

Relacionado con el punto anterior, nos encontramos con aquellas habilidades adquiridas en una carrera y aplicables a otras. Entre estas encontramos por ejemplo, liderazgo, comunicación, constancia, aprendizaje. Si debemos crear nuestro currículum podremos hacerlo en pro de destacar estas habilidades. En este caso, siempre podremos justificar un currículum heterogéneo vs a uno homogéneo.

5. Currículum no oficial

Muchos de los agentes de empleo recurren a una búsqueda rápida en Google para saber más de los posibles candidatos. Es ahí donde un multipotencial puede destacar, revisa aquellas búsquedas de Internet que hablan sobre ti y si consideras que hay cosas que podrían destacar mejor tu saber hacer añádelas a alguna web. Esto mejorará tu visibilidad sobre otros candidatos.

Y por fin, tipos de currículums para multipotenciales

Como comentábamos unas lineas más arriba no existe un modelo perfecto para multipotenciales ya que la naturaleza de cada uno de nosotros es diferente, así como las ofertas a las que podemos acceder. Pero si tuviéramos que decantarnos por un modelo podríamos escoger un currículum por competencias o un currículum mixto.

Currículum por competencias. Mientras que un currículum cronológico se centra en mostrar la experiencia y formación cronológicamente, un currículum por competencia se centra en mostrar la experiencia y capacidades adquiridas a través de la experiencia y formación adquiridas.

Hay que tener en cuenta que el primer tercio de un currículum es la parte más importante, ya que si esta primera parte no atrae la atención de un posible reclutador es muy probable que no siga leyendo. Es por ello por lo que deberemos destacar en esta primera parte nuestras habilidades mas importantes para el puesto de trabajo.

A su vez, podremos diferenciar entre competencias personales y profesionales. Por ejemplo, en el caso de un programador informático. Saber programar en Java es una competencia profesional, mientras que el trato con el cliente es una competencia personal. Las dos pueden ser igual de importantes, por lo que piensa bien lo que puede requerir la oferta de empleo para poder destacar aquellas competencias más importantes primero.

Una vez delimitadas las competencias, podremos vincularles aquella experiencia y formación que nos ha hecho adquirirlas. Si te das cuenta, para un posible reclutador esto esto tendrá mucha lógica, incluso si el origen de la experiencia es muy diferente. Podremos verlo más claro en el caso del médico trapecista. En un currículum cronológico, el médico trapecista pondría algo así.

– 2000 – 2010 Médico de cabecera en el Hospital San Ramón

– 2010 – 2020 Trapecista en el Circo del Sol

Esto podría resultar extraño para un reclutador. Pero en un currículum por competencias se podría mostrar así.

– Conocimiento del sistema óseo-muscular: adquirido durante el proceso de aprendizaje de las habilidades físicas llevadas a cabo en el Circo del Sol

Gestión de heridas y fracturas provocadas por fuertes traumatismos: competencias adquiridas en el transcurso de mi carrera como médico en el Hospital San Ramón, y en los diferentes casos presentados durante mi estancia en el Circo del Sol

Como puedes ver, se presentan las competencias interconectándolas y obteniendo resultados concretos. Esta claro que el caso del medico trapecista es un ejemplo extremo, pero si podemos interconectar estas dos disciplinas seguro que tu encontrarás las competencias que has obtenido de tu multipotencialidad.

Por supuesto, no podemos olvidar que es un currículum, por lo que no podemos dejar de incluir todos aquellos apartados necesarios para que nos conozcan (foto, datos personales…).

CV multipotencialidad

Currículum mixto. Puede que un currículum por competencias necesite también de ciertos elementos del currículum cronológico. Es por ello que existe el currículum mixto. Dicho currículum intenta englobar los beneficios de los dos modelos.

Por una parte, destacaríamos las competencias que mejor nos describen así como la experiencia y formación que nos las han dado. Y al terminar esta parte, añadiríamos la formación y la experiencia de forma cronológica, haciendo que el reclutador pueda valorar por si mismo que hemos conseguido esas competencias y algunas que se nos pueda haber pasado.

Con todo esto no olvides que tu currículum es un ente vivo, que crece y se reproduce. No dejes nunca de estudiar formas de hacer llegar a las personas toda tu experiencia, porque cada aprendizaje suma.