Cada prenda de ropa es única, ya que depende de la tela, el tejido, el patrón y el corte, entre otros, para ser confeccionada. Y una misma prenda puede convertirse en otra diferente en función de los materiales que se utilicen en ella. Por esto, uno de los elementos más importantes en una prenda textil son los tipos de telas y tejidos que se han utilizado, y hay un montón: tela de popelín, de pelo, de polipiel, de neopreno, de licra, de lino, de gasa, de forro, de can can, de antelina, de seda, de raso, de satén, de terciopelo, vaquera, de toldos… Depende de cuál elijas, la prenda cobrará una propiedad diversa y única, desde ser más elegante a más deportiva.

¿Cómo saber qué tela elegir?

Es la primera pregunta que te vas a hacer cuando te plantees confeccionar una prenda. Tendrás que tener varias cosas en cuenta a la hora de elegir la tela para tener una prenda perfecta. Las posibilidades son casi infinitas pero hay que saber combinar y elegir bien.

Diferentes-tipos-de-telas-en-tonos-pastel para confeccionar tu prenda

Otra cuestión muy importante es cómo calcular la tela que vas a necesitar para tu prenda. Deberás conocer el ancho de la pieza de tela que te interese, suelen ser medidas estándar de 140 cm o 150 cm. Además, tienes que tener en cuenta los márgenes de costura y dobladillos que utilizarás y la tela que en algunas prendas, como abrigos o chaquetas, necesitan para los cuellos y las solapas más trozo de tela.

Y una cosa más, la dirección del hilo que tiene la tela es importante, o el estampado y cuál quieres usar para tu prenda. Quizás necesites algo de tela adicional para que todas las piezas respeten esa dirección elegida o para conseguir que los estampados  casen. En definitiva, siempre es mejor que compres un poco más de tela de la esperada para que no te quedes muy justo/a y no tengas suficiente.

La tela te tiene que gustar

Algo obvio y lo primero que tienes que tener en cuenta. Si la tela no te gusta (tanto en tejido como en color y forma), cuando tengas la prenda acabada no te la vas a poner, habrás perdido el tiempo y la dejarás en el armario. Otra cosa a tener en cuenta es que antes de comprar esa tela que te ha enamorado, pienses para qué prenda la quieres y si quedará bien. A veces compramos la tela antes de saber para qué la queremos y luego no la encuentras ubicación.

La tela tiene que ser compatible con el tipo de prenda y su uso

También un consejo bastante obvio, no es lo mismo una tela para un abrigo que para una camisa o blusa. ¿Te imaginas un vestido para una boda de verano con el tejido de un abrigo de invierno?

Ropa casual

Nos referimos a faldas, pantalones informales o vestidos. Es aconsejable elegir telas que requieran poco cuidado porque es para todos los días, como el algodón o el poliéster. El algodón quizás es un tejido de los más conocidos, es una fibra natural que no irrita la piel al llevarlo y es cómodo. Tiene buena resistencia a los lavados y se utiliza principalmente para las prendas deportivas, los calcetines o ropa de cama, por ejemplo. El poliéster, en cambio, es una tela sintética. También es muy popular y muy duradero. Resistente a la mayoría de productos químicos, no se arruga, no encoge, tiene un secado rápido, es perfecta para el día a día.

Perchero con ropa de algodón y poliéster

Ropa semiformal

Para ir a trabajar a una oficina o reuniones importantes, es mejor elegir telas con una caída más bonita y con más cuerpo. Un traje de sastre, por ejemplo, te dará elegancia utilizando telas hechas con lana, la gabardina o el paño. Para los vestidos y blusas de día o de tarde, las telas de textura sedosa o lanas delgadas, así como el lino, el crepé o el piqué son telas muy atractivas aparentemente. En este caso, el lino es un tejido de fibra que lleva usándose desde hace más de 8000 años y no se pasa de moda. Es un tejido ecológico, derivado de la planta de lino, con una producción sostenible y biodegradable. Seguro que te suena como tejido de las cortinas, tapicerías o cojines para sillas.

Cortinas-de-lino-en-un-salon-luminoso

Ropa formal

Como vestidos de gala, de ceremonia, si vas a un cóctel de noche… Entonces las telas de gasa, terciopelo, seda, raso, encaje y fibras sintéticas de fino acabado será lo más adecuado y lo más fino para la ocasión. En todas las telas aquí mencionadas, la seda es una que todos conocemos, es una fibra a base de proteínas hiladas por el gusano de seda. Tiene un brillo natural, que la hace ser una tela para confección de prendas de vestir y complementos de moda de lujo.

Mujer de espaldas con un vestido formal de color azul de seda

Atención a las telas delicadas

Las telas transparentes son muy bonitas, gustan a casi todo el mundo, y son perfectas para una ocasión especial. Pero su textura es muy suave por lo que hay que tener mucho cuidado para que no se te resbalen cuando la vayas a cortar y coser. También la seda natural y algunas fibras sintéticas con un acabado sedoso o con combinación de seda son difíciles de manipular.