El Priorat es una región privilegiada, y en gran parte desconocida, en la que es posible “refugiarse” del ruido y la vida ajetreada, “perderse” en sus añejos viñedos, bodegas y senderos infinitos… Y finalmente, “encontrarse” con uno mismo y con quien quiera que nos acompañe…