Tantas ideas, tantos proyectos, tantas pasiones, tantas, tantas, tantas… que llega la terrible ansiedad. Reconocer que uno tiene un problema es complicado, pero si además es un problema que sin querer nos buscamos nosotros mismos y nos metemos poco a poco en él sin saber…