El origen de la tendencia minimalista nace en la búsqueda de lo práctico, moderno, libre de desorden y del caos, reduciendo los volúmenes propios del arte a lo esencial.