La decoración boho se ha ido incorporando poco a poco en nuestras vidas. En otros post ya os hemos hablado de cómo incorporarla en vuestros hogares con tejidos de macramé o cojines étnicos. Hoy os explicamos cómo poner una mesa con estilo bohemio.

Los elementos clave de esta decoración contienen toques étnicos, hippies y rústicos que se unen para formar un cóctel perfecto. Algún toque vintage pone la nota definitiva.

Ahora que se va acercando la Navidad, podemos innovar un poco a la hora de poner la mesa e incorporar algunos de los elementos de esta decoración para salirnos un poco de la tradicional decoración navideña.

Mesas de estilo boho: textiles con aire bohemio

Es importante a la hora de poner una mesa la elección del mantel y las servilletas. En este tipo de decoración nos decantaremos por fibras naturales como el macramé o el lino, también pudiendo utilizar yute.

Si queréis poner el toque étnico en la mantelería, podéis optar por elegir textiles con estampados étnicos, navajos o árabes, eligiendo siempre una gama de color en tonos tierra.

Incluso podéis optar por caminos de mesa en gasa, seda, macramé o encajes, en diferentes tonalidades en color pastel. La mezcla en la decoración boho es la clave del éxito.

Flores en la mesa para una decoración boho

En cualquier decoración de mesa los centros son de vital importancia. En este tipo de decoración optaremos por las flores y las velas. Un buen centro de mesa se caracteriza por no impedirnos la visión para hablar con los comensales y  que no sea demasiado aparatoso.

En la decoración boho optaremos por flores silvestres (naturales, secas o preservadas) de vivos colores, como peonías, crisantemos, astilbes, margaritas o rosas, unidas a notas verdes, como las hojas de olivo o eucalipto, para darle ese toque rústico. El aroma de estos centros de mesa será sutil y tremendamente reconfortante.

Incluso, para los más innovadores, podéis incorporar cáctus en macetas. El efecto que se consigue es muy natural y no desentona en absoluto con el resto de los elementos.

Para los que quieran optar por algo más sencillo, algún jarrón vintage en cristal, cerámica o loza con un ramo de flores como margaritas o lilas, puede dar el toque que buscamos.

A la hora de colocarlas podéis también ubicarlas encima de los platos o sobre la servilleta, o incluso dentro de los vasos.

Velas para una mesa bohemia

La decoración boho se identifica sobre todo con la calidez, qué mejor que las velas para lograrla. Podemos optar por algunas de ellas dispuestas a lo largo de un camino de mesa para dar ese toque de intimidad.

El dorado o el bronce serán los acabados estrella para los candelabros. La atmósfera que conseguiremos con una iluminación con velas será mucho más acogedora.

Las velas no han de estar perfectamente alineadas, la idea de en esta decoración es que todos los elementos que incorporéis queden en armonía en un perfecto desorden.

Si no queremos velas altas, podemos optar por unos farolillos de bronce de estilo árabe.

Cristalería y vajilla para una decoración boho

El toque de lujo, que rompe con lo rústico de flores o tejidos, lo podemos poner en la cristalería. Finas copas de cristal y vajillas de cantos dorados, nos ayudan a conseguir ese mix que es el estilo Bohemio.

Cubertería en tonos bronce o dorados también ayudarán a ese toque bohemio. La idea de la mesa será encontrar el equilibrio entre los diferentes componentes de esta decoración: tejidos étnicos, flores campestres y vajilla y cristalería de estilo bohemio.

La madera, un imprescindible en la decoración boho

A la hora de poner la mesa, tenéis que tener en cuenta el peso de la madera en esta decoración. Una mesa rústica de campo será un imprescindible para que todos los elementos cuajen.

A la hora de combinarla es muy importante el equilibrio, un exceso de madera dará al traste con el efecto que queremos conseguir.

Para los más osados la idea de cenar sobre alfombras y cojines en el suelo será otra opción. La comodidad de poder estar reclinados sobre cómodos cojines mientras cenamos no está muy extendida en la cultura occidental, pero es una experiencia que todos deberíamos probar alguna vez.

Este estilo de decoración se presta a ello y, si lo probáis, veréis que no os arrepentiréis.