Frank Wright, la excelencia en la arquitectura del siglo XX

Hoy os hablaremos sobre Frank L. Wright, un arquitecto norteamericano realmente influyente con sus diseños a partir del siglo XX y precursor de la arquitectura orgánica.

Frank Wright nació el 8 de junio de 1867 en Wisconsin, viviendo en varias ciudades del estado durante su infancia. Su padre era un predicador y músico. Su madre, una maestra descendiente de una familia galesa afincada en la ciudad de Spring Green, donde los tres pasaban las vacaciones y que Wright eligió como lugar para construir su primera casa.

En 1885, sus padres se divorcian y él acaba el instituto para, después, ir a la universidad de Wisconsin y estudiar ingeniería civil. Para pagar sus estudios, comenzó a trabajar con el arquitecto Joseph Silsbee como su asistente. Fue esta experiencia la que hizo que quisiera dedicarse a este oficio y, dos años después, deja los estudios para irse con Silsbee a Chicago.

Tras un año trabajando allí, Wright entra como aprendiz en la firma de arquitectos Adler y Sullivan. Uno de los socios fundadores era Louis Sullivan, considerado uno de los arquitectos más destacados de la historia y el padre de los rascacielos.

Su arquitectura influyó mucho en Wright, que trataba de alejarse de los diseños europeos, demasiado ornamentados, para construir edificios en los que la forma fuera definida por el uso destinado a la construcción.

En 1889, éste se casó con Catherine Torbin, con la que tuvo seis hijos. Se afincaron en Oak Park, a las afueras de Chicago, y su casa está considerada la primera obra maestra de Wright. En 1893, deja de trabajar para Sullivan, de quién tomó el sueño de crear un estilo americano unificado de arquitectura.

Oak Park

Tras esto, comienza a trabajar por cuenta propia en su hogar, donde diseña la Winslow House, considerado el primer ejemplo de arquitectura orgánica, pensada para ocupar el espacio de forma horizontal para maximizarlo todo lo posible.

Winslow House

Los siguientes años, Wright diseñó tanto residencias como edificios públicos que acabaron siendo la cara visible de la Prairie School. Edificios como la Robie House o el Unity Temple le hicieron una celebridad en Europa, aunque en Estados Unidos su nombre quedó relegado a los ámbitos de arquitectura.

Planos Unity Temple

Unity Temple

La vida del arquitecto da un vuelco en 1909 cuando abandona a su mujer, sus hijos y el trabajo que había hecho durante veinte años para mudarse a Alemania con una mujer llamada Mamah Borthwick Cheney. Allí, junto al editor Ernst Wasmuth, publica un portfolio con su trabajo, que le da, por fin, renombre mundial.

Cuatro años después, vuelve con su nueva pareja a Estados Unidos. Allí construye una casa en el pueblo natal de su madre (donde pasó las vacaciones en su infancia). La casa, llamada Taliesin, fue su obra más aclamada. Sin embargo, un año más tarde, ésta ardió por accidente, quedando destruida y llevándose la vida de siete personas, entre ellas su nueva mujer. Esto supuso un duro golpe para el arquitecto, que reconstruyó la casa como símbolo de recuerdo a su amada.

Taliesin 1

Taliesin 2

En 1915, le es encargado diseñar el Hotel Imperial de Tokio. Tardó casi diez años en construirse y fue una estructura pionera, ya que fue el primer edificio pensado para sobrevivir a un gran terremoto como el que sacudió Japón en 1923.

Imperial Hotel

Durante los siguientes años, se casó dos veces. Taliesin volvió a quemarse y, posteriormente, fue reconstruida de nuevo. Con el Crack del 29, el trabajo como arquitecto tenía poca demanda, por lo que se dedicó a dar clases. De este espíritu didáctico nace la Compañía Taliesin, una escuela de arquitectura que seguía las bases estéticas y de diseño que Wright desarrolló durante su vida.

Ya en su vejez, Wright compaginó la enseñanza con algunos proyectos. Entre ellos, la residencia Fallingwater fue de los más destacados, considerada una de las viviendas más bonitas del mundo, en Pittsburg.

fallingwater

Hacia el final de su vida volvió a los proyectos públicos, como el SC Johnson en 1939. Cabe destacar también el diseño que hizo para el Monona Terrace Civic Center, que por falta de fondos tuvo que ser construido años después de su muerte.

SC Johnson

Su proyecto final, que tomó los últimos dieciséis años de su vida fue el museo Guggenheim de Nueva York. Por su aspecto, en su día creó una gran controversia, pero actualmente es uno de los lugares emblemáticos de la ciudad.

Guggenheim

Finalmente, Frank Wright muere en abril de 1959 con 91 años. Se le considera uno de los grandes arquitectos del siglo XX, y el más destacado dentro de Estados Unidos, con más de 1.100 edificios. Destacó por su búsqueda de sinergia entre el edificio y su entorno, complementando esto con la belleza y el estilo propio, que ha influido a todos los arquitectos posteriores.

 

Imágenes: wikipedia, attractionchicago, etsavega, bc.edu, wright-house, tbo, Guggenheim, cooteando

Valora Este Artículo

Frank Wright, la excelencia en la arquitectura del siglo XX
Valora este artículo