En el siglo XVII llegó a Sevilla un mercader de origen florentino atraído por el comercio con las Indias, Antonio Bucarelli, en esta época Sevilla tenía un puerto muy importante con un comercio próspero con el nuevo mundo,  aquí Antonio se casó, formó la familia Bucarelli que alcanzó gran influencia en este comercio enriqueciéndose. El Rey Carlos II concedió a su nieto  el título de Marqués de Vallehermoso, su descendencia dio personajes conocidos y de alcurnia.  En el siglo XIX se unieron en matrimonio la casa Bucarelli con la casa de los Condes de Santa Coloma.

Antonio Bucarelli es el que levantó este edificio, también conocido actualmente como Palacio de los Condes de Santa Coloma. El Palacio Bucarelli es un ejemplo de arquitectura barroca civil andaluza, se encuentra en pleno centro del Barrio de San Lorenzo de Sevilla, cerca de La Basílica de El Señor del Gran Poder, a cinco minutos del Museo de Bellas Artes, a veinte de la Catedral, está en una zona de gran variedad gastronómica y cultural.

Es un edificio que no ha perdido sus características originales: tiene varios patios interiores; piscina-alberca; un jardín con jazmines, limoneros, naranjos, rosales, geranios; un patio porticado principal con columnas de mármol rosado, un  apeadero con un gran arco de medio punto que sostiene la galería.

La fachada del edificio es de ladrillo visto, la primera planta esta encalada; posee grandes ventanales. En el centro de la fachada hay una portada barroca, en el segundo piso está el escudo familiar y en el alero numerosos nidos de golondrina que se mantienen a lo largo del tiempo.

Según la leyenda Gustavo Adolfo Bécquer, que era del Barrio San Lorenzo, siendo muy joven se enamoró de la dueña del Palacio, la condesa de Santa Coloma que era muy bella y él al verla salir cada día al balcón que se encuentra sobre la portada a regar las plantas, quedó prendado  de ella, aunque no dejó de ser un amor platónico y es lo que inspiró a  Gustavo Adolfo Bécquer a escribir su rima  “Volverán las oscuras golondrinas / en tu balcón sus nidos a colgar…”.

El edificio siempre ha pertenecido a la familia Bucarelli, posee 5000 metros cuadrados y conserva su estructura original; no hace mucho lo restauraron, el proyecto lo llevó a cabo el arquitecto Javier Betancourt, la decoradora fue Laura Parias y U+G Arquitectura, en colaboración con el equipo creativo Tannhauser Estudio.

La parte del edificio no dedicada a vivienda habitual estaba alquilada a un colegio, cuando terminó el contrato decidieron darle un uso diferente a los salones de la parte baja y al jardín  y dedicarlos a la realización de eventos; el resto del alojamiento se dedicó a la construcción de 15 apartamentos turísticos de lujo.

La intención de la familia al realizar la reforma es hacer que los huéspedes se sientan como en casa y consigan desconectar de sus problemas, para ello, además del silencio que hay en el lugar, han pensado en el propio espacio de las habitaciones, la piscina y el desayuno que te llevan a la habitación.

Tanto el mobiliario como los objetos de decoración son de herencia familiar y evocan la historia del Palacio.

Cada habitación tiene una historia de la familia que se cuenta en una cartela colgada en la puerta; como la de la habitación número 13 que es la del Ilustrador porque en ella durmió un político de la Ilustración.

Hay apartamentos para cuatro personas con cocina y baño, áticos con terraza, con una pequeña piscina, otros de dos alturas.

En la zona del alojamiento está el bar Honesto que acoge un “Sherry Corner” que tiene una selección de vinos de la bodega familiar.

En estas dependencias se ha alojado personajes conocidos como Rita Hayworth, incluso los príncipes de Mónaco. Y no hace mucho, Mario Testino, que, después de visitar unos cuantos palacios sevillanos, se decidió por este para una sesión fotográfica.

La zona de eventos consta de ocho estancias de unos 500 metros cuadrados y un hermoso jardín. Soporta un máximo de 220 personas.

Para eventos con música y barra libre se utilizan el Salón del Jardín y Teodosio; Un salón es el de Santa Clara con 52 metros cuadrados, es muy luminoso por sus  grandes ventanales, es el salón principal. Se comunica con los salones Santa Ana, San Vicente y San Lorenzo, la unión entre los salones permite la reunión de 220 personas.

El salón San Lorenzo tiene en sus paredes dos grandes tapices de la familia y en el techo se encuentran las vigas originales de madera, tiene una capacidad de 50 personas;

Santa Ana de 46 metros cuadrados, el salón del Jardín con 57 metros cuadrados es un salón versátil, en bodas se utiliza como salón de baile, también puede ser para eventos corporativos, almuerzos; San Vicente de 32 metros cuadrados suele utilizarse como zona Chillout; Salón Dalia 31 metros cuadrados, suele ser para cocktail o para realizar un espectáculo de flamenco; Salón Teodosio colindante al salón del Jardín de 37 metros cuadrados especialmente para zona de barra libre, de sobremesa, baile; Salón Calatrava Hall de entrada de 18 metros cuadrados une el jardín con el resto de salones, estudio del Conde de Santa Coloma es de uso para los novios y familiares durante el evento.

Todo el espacio interior con permite crear un espacio unificado o ambientes más reducidos en función de la celebración que queramos.

El espacio exterior es un jardín de inspiración hispano-italiana, junto con el Patio Andaluz para tomar una bebida después de comer o de cenar; es un espacio de 1400 metros cuadrados.

Más datos de interés:

Dónde: Calle Dalia 1, Sevilla, Andalucia 41002 España.

Reservas: A través de la página web. Télefonos de contacto: el del alojamiento es el +34 696 16 71 88 y el destinado a los eventos el +34 625 35 30 57. Correo electrónico de contacto para las reservas es el reservas@palaciobucarelli.com y para hablar con el gerente general el manager@palaciobucarelli.com

Horario: La entrada en a partir de 14:30h y la salida hasta las 12h.

Precio: El alojamiento tiene un precio de entre 129 y 250 €, no hay recepción, después de la reserva hay que ponerse en contacto con el alojamiento para recibir instrucciones de entrada y una clave de acceso.

Imágenes de: Palacio Bucarelli.