Se encienden las luces de Navidad y… ¡Comienza la magia! Madrid se transforma con la llegada de una  de las épocas más especiales del año: la Navidad, un momento para compartir y vivir en familia. Desde  mercadillos navideños hasta juegos de luces, pasando por carreras solidarias o cabalgatas de Reyes,  la ciudad se rinde ante los más pequeños y transporta a los adultos a su niñez. Los planes son infinitos,  pero hay uno que no te puedes perder: Sweet Space, el museo inmersivo situado en Centro Comercial ABC Serrano.

En Sweet Space, cada sala es una nueva aventura, y está creada por un artista diferente, para que  niños y adultos exploren su creatividad y su imaginación a través de otros mundos, fusionando el arte  y la diversión, y fomentando la comunicación y sus habilidades. De esta manera, no solo disfrutarán  del universo Sweet Space, sino que descubrirán su lado más creativo.

Celebra la Navidad en Sweet Space

¡Alerta a los pequeños de la casa! Los elfos de Papá Noel han querido hacer una visita antes de tiempo y han sembrado alegría y magia por todo el espacio, para que las familias de Madrid puedan vivir una  experiencia única y entregar sus cartas al mismísimo Papá Noel. La importancia de crecer con arte según la creadora de Sweet Space.

Además, los más pequeños podrán participar en diferentes talleres y actividades en su Astro Hub,  como decoración de galletas navideñas, photoshoots con las cámaras de MyFirst o el envío de cartas  a Papá Noel, entre otros. Mientras tanto, los mayores podrán disfrutar de una pausa en Sweet Bites,  y probar una amplia variedad de cafés, smoothies y dulces. ¿Nuestro favorito? Candy Cane de menta.

Alexandra Uzcátegui es la cabeza visible de Sweet Space, el proyecto que comenzó hace dos años  como una aventura interactiva que combina el concepto tradicional de arte y las nuevas tendencias  digitales para crear un espacio único lleno de experiencias innovadoras y diversión.

Creó así un mundo  que consta de la recreación de formas asociadas con el placer del dulce estimulando la creatividad  y la fantasía. Un lugar especial para que los más pequeños se adentren en el mundo del arte, algo  que, para ella, es esencial a la hora de crecer.  

Como padres, uno de los mejores regalos que les podemos dar a nuestros hijos es la oportunidad de  experimentar y relacionarse con el arte. No sólo fomenta la creatividad y la autoexpresión, sino que  también ayuda a desarrollar habilidades cognitivas y sociales”, opina Alexandra, quien apunta que  durante su infancia siempre estuvo muy expuesta al arte, rodeada de una familia “muy creativa”. 

Recuerdo de pequeña ir a casa de mi tía, que es artista, y nos dejaba entrar a su taller a experimentar  con pinturas, arcillas y distintos materiales, estas primeras experiencias con las texturas y el color fueron lo que abrió mi mente a un mundo donde mi imaginación no tenía límites“, rememora. Como  CEO de Sweet Space, Alexandra Uzcátegui cree en la importancia de educar en el universo de la  creatividad, creando una experiencia de aprendizaje muy especial para niños.

Según Michigan State University Extension, la exposición al  arte a una edad temprana puede ayudar también a  desarrollar la motricidad fina, el desarrollo cognitivo y las habilidades de pensamiento crítico mediante la creación de un plan mental o una imagen de lo que pretenden crear y el seguimiento de su plan. También puede aumentar su autoestima y confianza, ya que aprenden a expresarse a través de sus propias obras creativas. 

Sweet Space es una experiencia que involucra todos los sentidos y fomenta la creatividad y la curiosidad. ‘Astro Galaxy’ está diseñado para ser un lugar completamente inmersivo, donde la inspiración es la galaxia y donde se siente la calma del espacio exterior. Juega con un universo con la temática del dulce y utiliza luces para adentrarte en su obra. Por otro lado, ‘Rocket Dream’ busca abrir tu imaginación y trasladarte a un universo de rocas lunares, donde todo lo que puedas soñar es posible.  

Pero los beneficios de Sweet Space van más allá de proporcionar una experiencia museística divertida  y única. El arte en general ha demostrado tener numerosos beneficios para los niños, pues ayuda a  desarrollar habilidades de resolución de problemas y pensamiento crítico, fomenta la comunicación y  la colaboración, y favorece la inteligencia emocional y la empatía.

La exposición de Ágatha Ruiz de la Prada se centra igualmente en un cielo de diferentes capas que pueden ser deslizadas para construir  tu cielo ideal. Su inspiración para el espacio de Sweet Space ha sido uno de los íconos recurrentes en  su vida que han sido las nubes. 

Sweet Space es un museo situado en Madrid que ofrece un toque único a la experiencia tradicional  de los museos de arte. El espacio está lleno de coloridas e imaginativas instalaciones inspiradas en el  espacio y los dulces.

Antonyo Marest, uno de los artistas de Sweet Space, tiene una exposición llamada  ‘Entre Palmeras’ que pretende crear un escenario atemporal y especial que los llevará a ese universo dulce soñado donde todo es posible, en el que el cielo es morado y las palmeras dulces, estos troncos  sostienen nubes de azúcar y malvaviscos que dan el mejor dulce de la galaxia. 

Por eso son tan importantes lugares como Sweet Space, porque ofrecen una experiencia de  aprendizaje divertida y atractiva que anima a los niños a explorar su creatividad y a relacionarse con  el arte de una forma única. En Sweet Space, a menudo recibimos visitas de colegios para proporcionar  experiencias sensoriales y despertar la imaginación de estos niños sumergiéndolos en un mundo de  sentidos, que van desde lo visual a lo gustativo e incluso lo olfativo“, concluye.

Alexandra Uzcátegui

Desde una temprana edad, el arte, el diseño y el mundo empresarial siempre estuvieron  presentes en la vida de Alexandra Uzcátegui. Durante su infancia, siempre estuvo muy expuesta  al arte; su familia es muy creativa y recuerda de pequeña ir a casa de su tía quien es artista para experimentar con pinturas, arcillas y distintos materiales. Estas primeras experiencias con las  texturas y el color abrieron su mente a un mundo donde mi imaginación no tenía límites. 

Tras graduarse en diseño gráfico en Venezuela del Instituto de Diseño de Caracas, Alexandra  emprendió un viaje a Estados Unidos para continuar sus estudios en Parsons School of Design – The New School, donde se sumergió en el mundo artístico y se rodeó de grandes marcas. En el  año 2019, Alexandra tomó la decisión de apostar por su creencia de que el mundo necesita más  que nunca color, arte y creatividad. Junto a su socia, decidió establecer Sweet Space Museum  en Madrid, un espacio inmersivo que transporta a los visitantes a un mundo de dulces y placer. 

Entrar en Sweet Space es embarcarse en un viaje que despierta el niño interior de cada persona,  un verdadero “generador de sonrisas”, como lo describe Alexandra Uzcátegui. Dentro de Sweet  Space Museum, Alexandra ha diseñado y colaborado de la mano con artistas de renombre como  Ágatha Ruiz de la Prada, Okuda San Miguel, Antonyo Marest, Galería Cerquone, Ivanna Gautier e Inés Valls para crear salas temáticas de exposiciones interactivas que inspiran la imaginación  y la creatividad de pequeños y adultos. 

Como madre y CEO de Sweet Space, Alexandra comprende la importancia de brindar a los niños la oportunidad de experimentar y conectarse con el arte. No solo fomenta la creatividad y la  autoexpresión, sino que también contribuye al desarrollo de habilidades cognitivas y sociales.

Sweet Space a la vanguardia

Explorar nuevas formas de arte se ha convertido en el plan perfecto de fin de semana para hacer en  familia: museos inmersivos en los que poner a prueba los cinco sentidos y vivir aventuras interactivas.  Las experiencias inmersivas en espacios artísticos cobran más sentido que nunca y se alzan como una  de las tendencias de ocio a nivel europeo, fusionando el arte tradicional con el mundo digital.

Ante  esto, Sweet Space no sólo se posiciona como pionero en la capital española, sino que además siempre  está dispuesto a incorporar nuevos mundos y adelantarse a las nuevas tendencias, descubriendo así  nuevas sensaciones y experimentar con la imaginación y el color.

Sobre Sweet Space

En pleno colapso mundial provocado por la COVID-19, Alexandra Uzcategui tuvo una revelación. Un espacio en  colores pastel, un tobogán hacia un mundo paralelo, un cohete de película…

El resultado es Sweet Space, un  museo interactivo donde dejar volar la imaginación que fusiona el arte tradicional con las nuevas tendencias  digitales. Sweet Space demuestra que el arte puede ser divertido. Un recorrido a través de 11 salas temáticas  que lleva al espectador a un viaje por otros mundos, y los inspira a través de la creatividad, la imaginación y la  dulzura. 45 minutos de diversión asegurada en la que descubrir la galaxia más dulce.